17 de xuño de 2020

El cielo abierto (Qué bonito es salir a pasear y que ocurran cosas capítulo 2)




[Fotografía: no es el cielo de hoy sino uno de un tiempo pretérito cuando aún tenía ganas de llevar la cámara conmigo a todos lados]

En esta Nueva Normalidad™ en la que ya estamos sigo con la cabeza centrifugando, con la capacidad de concentración de una zapatilla y con la vida atolondrada. Si bien tengo que reconocer que nunca fui un prodigio en cuanto a capacidad de concentración y que si llego a nacer 10 años más tarde me habrían diagnosticado un trastorno de déficit de atención e hiperactividad*, lo de esta temporada es exagerado hasta para mí. Vamos, que sigo viviendo porque no tengo que concentrarme para respirar, que si no...
Como ejemplo de lo que digo, este párrafo que acabo de escribir.
Creo que he batido algún record Guinness
en cuanto al uso de la palabra concentración en un mismo texto.
Salgo a dar largos paseos todos los días, para ver si se me aclara la mente, pero de momento lo único que he conseguido es que me salga una ampolla en el dedo meñique del pie derecho. Debe ser de los calcetines, porque el calzado que llevo tiene más años que el hilo negro y está perfectamente amoldado a mis pies... o eso, o que como me dice mi padre siempre, "es que estás mal hecha".
A ver, al grano, que me lío.
El caso es que hoy yendo tan tranquila sin meterme con nadie por una de las calles de esta aldea urbanizada/urbe rural/Lugo, me ha parado una señora cogiéndome del brazo.
SEÑORAQUENOMETOQUEQUEHAYQUEMANTENERLADISTANCIAHOSTIAS
Era el prototipo de abuela entrañable, de esas que parecen sacadas de la portada de un libro de recetas de cocina caseras. Pequeñita, redondita, con el pelo blanco inmaculado, con sus gafitas de nácar y sus perlitas en las orejas, de esas que evocan olor a jabón de lagarto y polvos de talco.
Una señora típica tópica.
Sin soltarme el brazo** achinó los ojos (creo que sonreía, pero con la mascarilla quién sabe) y me dijo:

- Tienes el cielo abierto.

Tras mirarme unos segundos con los ojitos aún achinados, siguió su camino.
La contemplé mientras se iba con sus pasitos de señora típica a sus quehaceres de señora tópica con una ceja levantada y la boca abierta. Tengo un don para toparme con desequilibrados mentales cuando voy tan tranquila por la vida sin meterme con nadie, así que no le di mucha más importancia y seguí mi camino, pensando en cómo están las cabezas y que hay que ver cómo se nos va.
Fui a la frutería.
Fui a la farmacia.
Fui al estanco.
Me paré en la calle con una conocida y estuvimos de conversación un buen rato.
Volví al estanco porque me llamó mi padre para que le cogiera tabaco a pesar de que un par de horas antes cuando le pregunté si quería algo me dijo que no, ejem, ejem...

Un buen rato después, llegué a casa.
Al mirarme en el espejo del ascensor, tuve una epifanía, y entendí las palabras de la señora.
Y comprendí que aún queda poesía en el mundo.


Tenía la cremallera del pantalón bajada.




* Hiperactiva ya os digo yo que no soy, que uno de mis superpoderes es el de poder yacer en el sofá durante horas sin moverme.
** Fernando Simón, lo siento: yo hago lo que puedo, pero la gente tiene la manía de tocar al prójimo.

26 comentarios:

  1. El cielo abierto igual para alegría de alguien.

    Que fina la viejecita de portada de libro de recetas.

    Aquí nadie se tocaba, ahora ya en fase 3 si.

    A mi me ha quedado la costumbre de dos paseos al día: estoy como un pincel.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Aquí la gente se seguía tocando en todas las fases... lo que no se hacía tanto era lo de tocarse unos a los otros ;)
      Pero sí, hay quien tiene muy arraigado eso de dar toquecitos al interlocutor al hablar, y eso va a quedar sea la fase que sea.

      A mí me ha quedado de un paseo de hora y media casi todos los días y de unos 30 minutos de pilates 3 o 4 veces a la semana. Supongo que cuando vuelva a mi realidad laboral 100% volverá a irse todo al carajo, pero hay que aprovechar la alegría de ver cómo los agujeros del cinturón se van moviendo.

      Besos con tipín

      Eliminar
  2. Las tribulaciones de un paseo, en un lugar para nosotros los urbanitas masificados, en donde te pueden parar por la calle para hacerte una recomendación, sugerencia o advertencia y luego seguir camino siempre con la sonrisa puesta. Bendita abuela típica, tópica. Como la que te aconseja que vayas pulcro por la vida ;)))
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Benditas abuelas típicas y tópicas, con sus zapatos impecables.

      Besos típicos (que no tópicos)

      Eliminar
  3. vagalumevozenoff@gmail.com15:31:00, 17 de xuño de 2020

    Q bueno!! Lugo siempre es un buen lugar!😊

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Depende de para qué... para vivir es bastante bueno. Para coger el metro, malísimo.

      Besos lucenses

      Eliminar
  4. Respostas
    1. Es la primera vez que me topo con una señora hacedora de metáforas en libertad.
      ¡Bendita sea!

      Besos de futura señora

      Eliminar

  5. ·.
    Falo, de falar.
    Bueno, con la cremallera abierta no hay problemas... si le pones una mascarilla, dijo Fernando Simón.
    ¿Has hecho el paseo por la muralla de una sola dirección? Sería bueno por dos razones. Al no tener paseantes en contra las posibilidades de virus, y de miradas a la cremallera, disminuyen notablemente.
    Nada, solo es un comentario a la Nueva Anormalidad.

    Un bico

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Te invito a que vengas aquí, tú solo o con el mismísimo doctor Simón, a explicarles a mis paisanos y paisanas lo del sentido único de la Ronda de la Muralla. Como no pongan pastores eléctricos (o incluso de los otros) aquí cada uno anda en la dirección que le parece oportuna, faltaría más, que ya no se pudiera ni andar libre por la calle.

      Con lo bien que estaba yo con mis vacas ancareñas...

      Besos novoanormales

      Eliminar
  6. jajajajaj vuela pajarillo... (que ya sé que tú no tienes pájaro... pero quedaba bien)
    Esas señoras típicas tópicas con las que se necesita una guía para poder entenderlas... (pero que casi siempre aciertan) a veces yo pillo las cosas (lo que me querían decir) días después...
    y entonces voy y me río... y la loca parezco yo (porque siempre es de lo más inoportuna esa lucidez)
    Besitos linda.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Si me dieran un céntimo cada vez que quedo como una loca por estarme riendo de cosas que entiendo a posteriori... Bendita esta nuestra locura ;)

      Besos con guía

      Eliminar
  7. ¡Qué decir si la gente sigue rompiendo distancias! En fin es una condición humana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Vamos a tener que envolvernos en alambre de espino para que la gente pierda según que manías...
      Gracias por venir.
      Besos con distancia de seguridad

      Eliminar
  8. Antes se hacían muchas comedias para decirle a alguien algo tan sencillo como que llevaba desabrochada la bragueta (o con la cremallera bajada).
    Y yo pensando que la buena mujer había detectado alguna fuerza especial que imanaba a tu alrededor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Ya, yo también pensé por un momento que la señora me había visto cara de tan tan tan buena gente que se refería a que tenía el cielo ganado...
      Qué chasco :(

      Besos con mucha comedia

      Eliminar
  9. Leches, pues me da rabia, que la señora era top y tú así lo has entendido/sentido y al final has querido quedar bien con tus lectores no vaya a ser que y una cremallera bajada tampoco es problema (en un señor con atributos excepcionales quizás sí, pero no hay muchos de esos) y te entiendo (a medias), que yo también salgo todos los días al monte para oxigenarme el corazón y escuchar pájaros y cabras y sobre todo para no encontrarme con seres humanos y, ya ves, ayer subía una cuesta bufando (menuda cuesta) y a lo lejos bajaban dos señoras o señoritas o lo que fueran que tampoco viene al caso, la cuestión es que me ven (de lejos, ya te digo) y al unísono, con un gesto nervioso se plantan las mascarillas y nos cruzamos sin que ellas dijesen ni buenos días ni nada, que se está perdiendo aquella educación montañera de saludarse en las alturas y desear un buen camino que no sé dónde vamos a parar, bueno, tengo una idea, un más o menos. El caso es que tu escrito de hoy también me ha gustado en lo literario pero (siempre tiene que haber un puto pero) me da rabia (2) que escondas tu ternura. Que les den a los lectores ávidos de yo qué sé.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. La verdad es que a estas alturas de la película lo de quedar bien me interesa más bien poco o nada... Ojalá la historia hubiera tenido otro transfondo, pero la realidad es la que es...
      En mi aldea de 27 vacas los vecinos siguen dando los buenos días, con mascarilla o sin ella. El día en el que eso deje de ocurrir, la vida será mucho más fea para siempre.

      Besos con educación (y mascarilla)

      Eliminar
  10. Qué bonito eso del cielo abierto... Me había parecido poético la vez que oí hablar de la "amapolita", pero cielo me gusta mucho más.

    Y cómo cuentas las cosas también me gusta. Me encanta, diría más bien.

    Aprovecho una semana que está resultando buena, por cómo me están saliendo las cosas y porque tengo algo de tiempo "libre" para bucear un ratito por vuestros blogs (tal vez ambas cosas estén relacionadas).

    Bicos e apertas!!!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Amapolita... en serio? Encántame!!
      Aproveita a túa semana boa, que desas parece que hai poucas. Ogallá non sexa só unha semana, senon un mes enteiro (xa de pedir...).

      Bicos amapólicos

      Eliminar
  11. El espejo del ascensor nos dice muchas cosas, como el estado en que volvía yo las noches de sábado.
    Me ha encantado esa frase de tu anterior entrada: "Hubo muchas cervezas, un beso robado, una declaración de amor formal y un momento muy incómodo." Brutal. Parece que es bueno para la inspiración vivir en un lugar con más vacas que habitantes.
    Besos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Vivir con la constante presencia de vacas en los alrededores siempre le viene bien a mi alma (no sé yo si a mi retórica).
      Los espejos... esos inventos del diablo traicioneros que parece que hay días en los que sólo sirven para sacar defectos...

      Besos reflejados

      Eliminar
  12. Jajajjajaaa
    Bueno... gracias, qué bueno por favor.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. No todo en esta vida va a ser hablar de pandemias.
      Ay, qué será de nosotros el día que ya no tengamos ni ganas de reír.

      Besos con la cremallera en su sitio

      Eliminar
  13. Jajajaja que señora más maja y simpática. Y que frase más bonita te dijo. Como para entenderlo jajaja. Luego en casa ya te diste cuenta a lo que se refería ese cielo abierto jajaja. Qué bueno. Me has hecho reír.

    Muchas gracias por tu comentario en mi blog con tu interesante opinión.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Si es que nunca sabes cuándo te van a alegrar el día, ni cómo va a ser la cosa.

      Gracias por venir, siempre.
      Besos con el cielo cerrado

      Eliminar

Fala!