16 de xaneiro de 2021

La imbécil rota

 
[Ilustración: La Mujer Rota de Sara Herranz]
 
 

- Este ha sido el peor polvo de todos los que nos quedan.

 

Lo dices con tu sonrisa de sinvergüenza, aún jadeante. Luego, comienzas a hablar, y hablar, y hablar...

Yo, boca abajo, con la cara medio enterrada en la almohada, no digo nada y sonrío mientras te escucho. 

Te escucho durante horas, y sonrío.

 

...el peor de todos los que nos quedan...

 

 

Era la mañana del 24 de diciembre. 

Y hoy ya no nos queda nada.

 

4 de decembro de 2020

Te deseo


 [Imagen: mensajes de madrugada]

[But in my mind
I could still climb inside your bed
And I could be victorious
Still the only man
To pass through the glorious arch of your head, oh
Madrugada, Majesty]

Cuando me desperté de madrugada (porque lo de dormir más de tres horas seguidas parece ser cosa de la Antigua Normalidad™) lo primero que vi  al coger el teléfono para ver la hora fue su mensaje.

El remitente, una persona intermitente que me había tenido despierta hasta las dos y media de la mañana.

Una persona que no me conviene.

Que no será nunca nada.

Que va y viene, y que cuando viene lo descoloca todo.

Que cuando no está, sigue estando.

Que no sabe ni quién soy, ni creo que eso le llegue a importar realmente. 

Que es una malísima idea.

Que no tiene sentido alguno, ni futuro, ni nada que se le asemeje.

Que no es nada.

Que no es nadie.

Que nunca será nada.

Que nunca será nada.

Que nunca será nada.

Que nunca será nada.


Pero para no ser nada, está siendo demasiado.


Nota para mí misma: NO. 

Been there, done that.

NO.

 

Siempre me quedarán las dolorosamente hermosas (o hermosamente dolorosas) canciones de Madrugada, banda que por culpa de un molusco gasterópodo ahora es parte de mi BSO. 


  Tengo la certeza de que en un futuro voy a tener que hablar largo y tendido de 2020 con un psicólogo


23 de outubro de 2020

Telegrama

Estoy bien. STOP. Todo lo bien que puedo estar siendo yo. STOP. La salud, bien. Los seres queridos, bien. El dinero, regular, pero suficiente. STOP. Todo bien. STOP.



Simplemente tengo demasiado ruido en la cabeza...