lunes, 7 de noviembre de 2016

Espacios en blanco

Desazón 

A pesar de que dormía mejor desde que lo hacía sola, todavía tenía la costumbre de ocupar solo un lado de la cama. 

9 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Y la entiendo. Creo que es algo común, que los hábitos pesan mucho.
La foto es soberbia.

apertas

· LMA · & · CR ·

Minimal dijo...

Es curioso, me he visto reflejado en tu imagen y reflexión, yo hago lo mismo, quizá como esperando inconscientemente que ella ocupe el hueco vacío o por respeto de no arrebatarle el vacío que dejó.

Un beso.

XuanRata dijo...

Esa sábana como un mar sobrevolado. A la espera de otras tempestades y otras calmas.

Chousa da Alcandra dijo...

Demasiada cama e demasiadas lembranzas.
(A cama ben se ve; e as lembranzas percíbense en que ergues moito a deda grande do pé dereito)

Germán Ibarra Zorrilla dijo...

Preciosa entrada, me ha gustado mucho. Ya tienes un nuevo seguidor desde Cantabria. Saludos.

இலை Bohemia இலை dijo...

A fin de cuentas ...estamos hechos de costumbres. Preciosa, me da mucho gusto leerte y gracias por no olvidarte de mí. Besos

Tesa dijo...

Soy un animal de costumbres y pequeños ritos, vamos, lo que se diría en castizo una maniática, así que me identifico con esa pequeña historia tan bien ilustrada por una sugerente y preciosa foto.

Un beso,

Dyhego dijo...

La querencia, la famosa querencia.
Salu2.

Torcuato dijo...

Entre otras cosas dormía mejor y más. Sólo dormía.
También me gustó.